jueves, 21 de abril de 2011

Oportunidad de oro a la basura

Algo me ronda la cabeza y me hace pensar que hemos dejado pasar una de esas grandes oportunidades. Una de esas que rara vez pasan por delante de tu puerta. De esos trenes que pasan una vez por tu vida.
Hoy, 20 de abril de 2011, se ha disputado la final de la Copa del Rey en Mestalla.
Hoy se juntaban en el mismo estadio dos de los equipos que mas han mangoneado al resto de equipos de la liga española.
Para colmo, el arbitrucho encargado de dirigir la final era el tío que impidió, con su arbitraje rastrero y parcial, que el Sevilla FC estuviese disputando esa copa de la que hasta el día de hoy eramos los vigentes campeones. El y su linier.
Oportunidad única para haber tapiado las puertas del estadio valenciano y haber dejado a los dos equipos y al trencilla de turno encerrados para siempre.
¿Os imaginais?
Se acabaron los partidos robados.
Se acabó el robo de jugadores con dinero que no les pertenece.
Se acabó el esperpento del reparto televisivo.
Se acabó tener que escuchar a tanto periolisto manchar el nombre de nuestro equipo.
Pero, o no hemos andado listos o somos mas tontos de lo que parece.
Tapiar las puertas o simplemente cerrarlas y tirar la llave al río. Era bastante sencillo.
Se nos escapó la ocasión de volver a poner la liga española en lo mas alto.
Espero que después no se queje nadie

7 comentarios:

Manuel de los Santos dijo...

Típico sueño de un talibán como tú...jajajaja

No te falta razón :-)

Un abrazo crack

Anónimo dijo...

Qué espectáculo tan paupérrimo han ofrecido, sobre todo las aficiones.

Partido malo, soso, bronco. Ganó el que menos fútbol hizo, el que más leña dio, el más marrullero, tanto que nos criticaban en la época de Caparrós.

En cuando a la grada... Triste el repertorio de estas dos aficiones. Una sola canción por equipo y para de contar.

En días como hoy me siento más orgullosa de NO ser ni del madrid ni del barça y de SÍ ser SEVILLISTA.

Que sigan robando, que sigan celebrando, ellos jamás sentirán lo que es GANAR un título. Solo saben de robar finales, Ligas, copas.

Que vivan con eso.

Gracias, mamá, por parirme SEVILLISTA.

Te quiero, Sevilla!!!

Sue.

Anónimo dijo...

Me encanta tu post y lo subscribo palabra por palabra.

Y de acuerdo también con Sue, lo que yo viví y sentí en Eindhoven no lo han vivido estos en su vida ...

Orgullosa de mi equipo y sobre todo de mi GENTE.

Un Besito Rafa.
Chari.

Marcu dijo...

Roban los árbitros.
Roban los Presidentes que se engullen el dinero que les pertenece a todos.
Roban los periodistas, desde las ilusiones de los demás hasta contar tal cantidad de mentiras que te ponen los pelos de punta.
Roba la Federación propiciendo con sus manipulaciones los partidos que a sus bolsillos les interesan.

Roban, roban, roban hasta...me callo
Saludos

Miguel dijo...

LAmentable final y se quejaban del arbitro debian de perder los dos

RaMonStones dijo...

gracias a Dios no vi la final,en el bar giralda tv a saco..que le vayan dando a todos....lo de cerrar con llave era dificil jejejeje
abrazo!

Jose M. Caballero Guerrero dijo...

Yo no vi el fabuloso "espectáculo" que ofrecieron las increíbles "estrellas" de estas dos escuadras.
Estrellas, por cierto, robadas a otros equipos. Pues las compran con el dinero que nos corresponde a los demás en el reparto televisivo.
Como no lo vi, no puedo opinar sobre el partido en sí, las aficiones o el comportamiento de los futbolistas.
Pero, por lo leído, otra vez más dieron ejemplo de como no se deben hacer las cosas. Hablo por supuesto del comportamiento de los futbolistas sobre el campo y de las aficiones en la grada.
Tu post, tu idea (lástima que no se me ocurriera a mí) tengo que suscribirla palabra por palabra con una sonrisa en la cara.
El fútbol sería mucho mejor sin los individuos que participaron en aquella final. En aquella final robada a mi Sevilla en las semifinales por esos mismos árbitros.
Un abrazo, Rafa.