domingo, 13 de abril de 2014

Semana de Pasión

Semana Santa en Sevilla, semana grande en Sevilla.
Semana de tradiciones en la ciudad donde el equipo que lleva su nombre por el mundo no podía fallar.
Cumplió la tradición venciendo en el Benito de Lopera, cumplió poniendo su dosis de "torrija", aunque esta estuviese justificada tras el carrusel de partidos de las últimas semanas con remontada ante el Oporto incluida. Cumplió la tradición venciendo jugando a las 12 del mediodía, y cumplió la tradición desalojando un estadio que presume de afición, pero que abandona a su equipo cada vez que sale cruz.
Para no faltar a otra de las tradiciones el equipo rival volvió a echar la culpa de todos sus males al colectivo arbitral, algo lógico cuando tu equipo está cuajado de estrellas y te ves en esta situación.
Tres puntitos mas para el casillero y a disfrutar de la semana grande para unos y de auténtica pasión para otros. Semana que ha comenzado viendo al Soberano Poder y a La Amargura en un mismo estadio.
Lo que no podía faltar en una semana como esta era un profeta y hoy se ha cumplido lo que Jairo dijo allá por el mes de noviembre, la puntilla ha llegado a Heliópolis y solo falta que el forense firme la defunción.
Pero nosotros a lo nuestro y los demás a seguirnos y a intentar copiarnos.
Por cierto, visto la jugada clave del partido veo penalti. El jugador bético toca balón y arrolla a Bacca y a siete que se hubiesen puesto en su camino.
0-2 y a otra cosa.
Viva el Sevilla.

viernes, 11 de abril de 2014

Te dedico el fin de semana

En primer lugar me gustaría pedirte perdón. Ya se que últimamente no te he prestado toda la atención que hubieses deseado, pero debes comprender que las obligaciones del cabeza de familia lo requiere. Mi esfuerzo también te beneficia a ti, aunque aún eres demasiado pequeño para llegar a comprenderlo.
La verdad es que, como a cualquier padre, tengo la sensación de que siempre serás el pequeño, ese ser vulnerable al que debo defender, porque en cierta medida yo te creé aquel día en Tablada cuando vino a visitarme aquella muchacha de Huelva.
Este fin de semana te dedicaré un ratito, mucho no porque como comprenderás papá llega cansado después de traer mas gloria a casa, para que Sevilla sea conocida en el mundo entero.
Algunos me dicen que el tiempo que empleo en tu educación es baldío, que este año has vuelto a suspender y que por mucho que intentes ser como yo nunca lo lograrás. En realidad yo también lo creo. Es mas, se que tú también lo sabes y las malas palabras que a veces me dedicas son por ese motivo.
Pero este fin de semana te dedicaré un rato, por un par de horas jugaré contigo aunque la cabeza la tenga en otro lado. La grandeza trae consigo una responsabilidad y de nosotros depende la gloria para tu casa, para Sevilla.
Se que tu única preocupación es jugar conmigo el domingo, no te enfades si no te he echado mucha cuenta durante este tiempo, o si en algún momento te he castigado mas fuerte de la cuenta. Algún día, si es que llegas a ser grande, lo comprenderás.

Tus cojones, tus santos cojones

Pues si, hoy me sale decirte óle tus cojones, tus santos cojones.
Hoy es muy fácil echar flores a Emery, con un planteamiento valiente, moviendo las piezas cuando era necesario, sumando desde el banquillo. Sería muy sencillo hablar de Rakitic, que ha jugado con fiebre, de Beto y sus intervenciones magistrales, de Fazio y su poderío. Pero hoy quiero dedicarle esta entrada a un hombre que pocas veces ha ocupado titulares en prensa, que hace una labor tremenda en la sombra, hoy mi post y mi expresión de "tus cojones, tus santos cojones" va para D. Fernando Navarro.
Si ya me terminó de ganar en aquel partido de ida frente al colista de la liga, después de enterrar a su padre horas antes, lo de hoy es para ponerlo en vídeo y que los niños aprendan, a pesar de que los goles y las paradas silencien su trabajo.
Que pase el siguiente, que lo estamos esperando, pero la espera será dulce, llena de ilusión. Que pase el siguiente que aquí estará el Sevilla FC y sus santos cojones.
Que grande eres Fernando, que grande eres Sevilla

jueves, 10 de abril de 2014

El fútbol se inventó para ganar

Que si, que ya se que el fútbol se inventó para ganar.
Que llevo años repitiendo que lo único importante es el resultado, que da igual como se juegue, que si ganamos, aunque hayamos jugado como el culo, me voy contento a la cama. En cambio, si jugamos como los ángeles pero al final terminamos perdiendo me despierto 40 veces durante la noche con la visión de aquel gol errado o el fallo que propició la derrota.
Que todo eso está muy bien, pero es que llega una noche como esta, llega un día como el de hoy y se me llena el álma.
Me empapo de sentimiento de J. F. Machuca cuando talla mi corazón sevillista del mismo modo que Ortega Bru dibujó al Señor del Soberano Poder.
Me empapo con los Guardianes de la memoria y su historia verdadera, no la que creó la envidia.
Me empapo de las palabras que le escuché a mi padre, esas que recordaré durante toda mi vida, las que me hicieron vestir mi corazón de blanco y rojo, las que intantaré repetir a mis hijos.
El partido frente al Oporto es el eje sobre el que debería girar todo, pero posiblemente sea la excusa, la coartada perfecta para volver a sentir como tu corazón late al máximo, para volver a presumir de tu condición de sevillista, para volver a llenar las alforjas de la ilusión.
Llega un partido grande y toca ganar, porque hay equipo, afición y razones de sobra para vencer, pero llegado el día de hoy tengo clara mi victoria. Hoy he ganado con los comentarios sobre nuestro Sevilla con Antonio Martín, con los mensajes de RamonStone, con las felicitaciones de Alberto Trapa, con la imagen de mi hijo vestido de sevillista. He ganado al ver la ilusión que se respira en la ciudad, al ver las palabras de gente amiga como Pedro Monago, Santi, Mayte, Manu, Selu, Alexis...
Hoy no puede salir nada mal. Somos el Sevilla FC, coño. El equipo de mi padre, de tu padre, de mis hijos, de los tuyos. Somos el equipo de la casta y el coraje, el que dicen que nunca se rinde, el que te enamoró cuando nuestra máxima ilusión era pasar a una final del Colombino, el que luego te compensó todos esos años de travesía por el desierto.
Hoy juega mi Sevilla, tu Sevilla, el que late en tu pecho mas que tu corazón, el que pone de los nervios una semana antes a un tío tan serio y sensato como mi amigo Carlos.
Hoy juega mi Sevilla, tu Sevilla, y no se me pasa por la cabeza otra cosa que no sea la victoria. Victoria sobre el césped, la del corazón hace mucho que la ganamos por goleada.

lunes, 7 de abril de 2014

Resultado

Que vengan ahora a hablarme de sistemas de juego, que vengan ahora a decirme que Emeri es esto o aquello, que vengan a intentar convencerme sobre el llamado juego bonito, que vengan, que lo único importante en fútbol es el resultado y este indicaba ayer un contundente 4-1.
Que bien jugó el Español ayer, con una posesión brutal tanto al comienzo de la primera mitad como de la segunda, pero un, dos, tres, cuatro y para Barcelona otra vez. Y hablo ahora de la posesión porque solo han transcurrido unas horas desde el pitido final, mañana seguramente ni lo recuerde y lo único que quede sea el resultado.
Hablaban los entendidos que rezaban por mantener la categoría y ahí está el equipo, afianzado en la quinta plaza y a solo tres puntos de plaza champions. Hablaban los entendidos que el club había hipotecado la preparación física del club por cuatro perras y resulta que he perdido la cuenta de los partidos que se han ganado en la recta final. Hablaban, hablaban y hablaban, pero los resultados son los que son y estos dicen que somo quintos, que peleamos por la cuarta plaza, que podemos meternos en semifinales de competición europea y que la gente anda ilusionada con los suyos.
Si quieres me vuelves a contar milongas sobre el juego bonito, sobre el desmantelamiento de la anterior plantilla (ay, si hubiesemos tenido el año pasado a Bacca y Gameiro en vez de Alvarito baselinas) y sobre la inmortalidad del cangrejo, yo seguiré fijándome solo en lo único importante en fútbol, el resultado.

domingo, 30 de marzo de 2014

Los mundos de Yupi

"...Porque después pasará lo que tenga que pasar, llegarán las derrotas y algún partido malo, alguna mala decisión técnica o algún partido horrible de algún jugador..."
Esto lo escribía hace solo tres días cuando el equipo acababa de remontar el partido al Real Madrid y conseguíamos la sexta victoria consecutiva. Mi opinió a día de hoy no ha variado lo mas mínimo. El que pensase que un partido así no iba a llegar tiene un verdadero problema.
Derrota en Balaídos por 1-0, conseguido tras un discutido penalti (yo creo que lo es), y con un nuevo gol legal anulado a Gameiro. He perdido la cuenta de los goles legales que nos han birlado en lo que va de temporada, como aquí nadie levanta la voz parece que no ha pasado nunca.
Vuelta a la derrota y vuelta a leer a los de siempre, que vuelven a salir de sus escondrijos para volver a "salvar al Sevilla".
Yo sigo pensando lo mismo, que me gustaría esperar al final de la temporada para tomar las decisiones, porque tenìa claro que iban a llegar derrotas y partidos malos y ni se debe renovar a un técnico por una racha de victorias ni se puede echar a los leones por romperla en un partido en el que encima hemos vuelto a salir perjudicados.
Ahora toca pensar en el jueves y esa ilusionante eliminatoria frente al Oporto. 
Lo de ayer podía pasar, si pensabas que lo iba a ganar todo hasta final de temporada te compadezco, si pensabas que no iba a salir un partido malo te compadezco, si pensabas que Bacca no iba a fallar mas goles te compadezco, si pensabas que Rakitic no iba a tener un partido gris te compadezco. Porque si de verdad pensabas así te llevarás muchos palos en la vida, los mundos de Yupi están en otro lado, esto es solo fútbol.

jueves, 27 de marzo de 2014

No es un penalti

No es un penalti que paró Beto. Si, he dicho bien, que paró Beto, y no que lo echase fuera el jugador del colista, es la planta que tiene el equipo, es que acaba de conseguir la sexta victoria consecutiva en liga, es que parece que el equipo no tiene techo.
No es un penalti parado por Beto, es que las sensaciones que transmite el equipo son tremendas, incluso en algunas derrotas de los últimos partidos como en los casos del Levante o el mismo Barcelona.
No es un penalti parado por Beto, porque gracias a Dios nosotros dejamos los localismos atrás hace mucho.
¿Que ayudó? Por supuesto, como lo hizo en su día aquel gol de Rodri en Almería y que significó bajo mi punto de vista el primer gol de la final del Camp Nou bajo, porque todo suma y todo resta, y en este Sevilla hace un tiempo que todo y todos suman.
No es un penalti que para Beto, son los santos cojones que está demostrando este grupo que me está haciendo disfrutar de lo lindo. Porque después pasará lo que tenga que pasar, llegarán las derrotas y algún partido malo, alguna mala decisión técnica o algún partido horrible de algún jugador, pero lo que suceda al final de liga, si se logran objetivos, si se renueva a Emery, si se le pone la guinda o nos quedamos con la miel en los labios no estará basado en un penalti que paró Beto por mucho que algunos lo quieran ver así.
Otra noche para recordar y otra victoria para sumar al record. Dos goles de Bacca y el Real de Madrid para casa.
Mención especial para Beto, que lo ha parado casi todo, y para los preparadores físicos. Parece que los "sin experiencia" no lo están haciendo nada mal.
No es el penalti que paró Beto, y seguro que ayudó, es la ilusión con la que miramos al futuro.
Que grande eres, Sevilla.
Ahora, si queréis, podéis dejar un comentario, aunque...
Tenéis derecho a guardar silencio.

viernes, 21 de marzo de 2014

¿Y ahora? (versión 2)

Ahora me creerás.
Yo te avisé de tus miedos, te fui preparando para lo peor, te avisé de que los que llegaban eran los de rojo, los que nunca se rinden, los que mas de cien años llevan abanderando el nombre de esta ciudad.
Te avisé de que venían acompañados de la mejor afición del mundo, aquella que tras el varapalo de la ida acudió en masa al estadio rival porque confiaban ciegamente en los suyos.
Ahora me creerás.
Y estarás dando vueltas en la cama sin poder conciliar el sueño, le darás una y mil vueltas al partido, intentarás buscar una explicación. Porque hace siete días, tan solo siete, eras el tío mas importante del mundo, y ahora...
Ahora sabes quien domina Sevilla.

martes, 18 de marzo de 2014

¿Y ahora?

El pasado viernes fue tu día. Ni en el mejor de tus sueños imaginaste un despertar así, pero la diosa fortuna te sonrió y por un momento conseguiste tocar el mismo cielo con las manos.
Pero las horas han pasado y han vuelto tus dudas, tus miedos. Ese miedo que te hace dudar de tus posibilidades, ese que te hace maldecir por no haber aprovechado esa noche mágica en la que a ti te salía todo y a tu rival nada. Porque esa distancia que el viernes te parecía bestial ahora la miras con recelo.
Es que los que vienen no son cualquiera. Son los de rojo, los que llevan el nombre de la ciudad por la que paseas, los que dicen y demuestran que nunca se rinden, los que en tus últimos 28 años solo los has visto salir derrotados en tres ocasiones.
Las horas han pasado y has visto como los tuyos son lo que son, y lo han vuelto a demostrar un fin de semana mas, tirando por la borda uno de los últimos clavos que quedaban para agarrarse. Que te han estado engañando y que por mucho que diga la prensa tu equipo es el mismo fantasma de hace un par de meses.
Han pasado las horas y al ver a tu rival pasar por encima del Valladolid este domingo piensas que ese mismo equipo que ha sido barrido del césped te saca 8 puntos.
Y te entran las dudas, y temes lo peor, porque ahora que lo tienes todo de cara te das cuenta que el que vas a tener enfrente es muy superior a ti. Porque ya te pudo golear el jueves, pero ese día te libraste aún no sabes como.
Y caes en la cuenta de que te vendieron un partidazo, pero en la primera mitad te pudieron caer cinco. Caes en la cuenta de que te engañaron, que quizás Calderón no sea un iluminado sino un loco que tiró a la basura cualquier posibilidad de viabilidad de un club en ley concursal al que le va la vida permanecer en primera. Pero no, el se dejó llevar por aquello tan vuestro de ser el primero, desconociendo que esto no es una carrera, esto es fútbol y solo se cuenta cuando se levanta plata.
Se acerca el día y tus miedos crecen, y esos miedos te pueden. En ellos has visto que al final no eres nadie, que a pesar de que salgas vencedor en la batalla del jueves el grande es otro. Y eso te pone de los nervios. Y has visto las colas, y has visto a ese estadio volcado con los suyos pensando que la remontada es posible. Es que si hay alguien que sabe que la remontada es posible eres tú.
Con lo bien que estabas el viernes y ahora eres un mar de dudas. Esas dudas que te hacen recapacitar sobre tus sentimientos, esas dudas que te aclaran que pase lo que pase el grande es el que viene el jueves.


viernes, 14 de marzo de 2014

Fútbol

El fútbol es sencillo de entender. Gana el que mete mas veces la pelotita en la meta contraria. No importa que hayas sido superior, que hayas desperdiciado ocasiones que son mas complicadas echarla fuera que alojarla dentro, o que el rival de síntomas evidentes de que su situación clasificatoría no es una casualidad, en fútbol se sacan las conclusiones siempre desde el resultado.
Para llegar al 0-2 que al final ha registrado el marcador han influído muchas cosas. La primera y mas evidente ha sido la falta de acierto. Desde el segundo 12, en el que Bacca desperdició el primer mano a mano del que dispuso el equipo, hasta el final del partido el equipo ha ido tirando a la basura todas y cada una de las ocasiones de las que ha dispuesto ( la de Gameiro es de traca). La segunda viene provocado por un fallo en la planificación del equipo. La lesión de Carriço ha provocado que Fernando Navarro haya tenido que jugar de central un día después de enterrar a su padre. No ha sido el partido de su vida, los dos goles vienen en jugadas donde seguramente pudo haber hecho mas, pero me quito el sombrero ante él porque ha sido de los pocos a los que le he visto arderle la sangre. Cuando te quedas con tres centrales te puede pasar lo de hoy. Las bajas de Parejo y Carriço dejan a la defensa en cuadros no solo en esta eliminatoria, sino que para el partido frente al Valladolid nos encontramos el mismo problema. Hay una tercera y es que el rival ha sido muy cortito y no ha sabido aprovecharse del descalabro táctico que propició Unai con sus cambios. Frente a un equipo normal el roto podría haber sido descomunal.
0-2 que deja muy cuesta arriba la eliminatoria y me llena de dudas sobre lo que debería hacer el equipo. De un lado pienso que visto el resultado deberíamos centrarnos en liga, pero veo el nivel del rival y pienso que es remontable.
Quizás sea esa la causa por la que el cabreo sea mayúsculo, porque veo que lo del Racing en copa no ha servido de nada.
Pero como digo al principio esto del fütbol gira alrededor de los resultados. Son los que cargan de razòn a los entrenadores, los que hacen que en una rueda de prensa se escuche hablar de "baño táctico" cuando la realidad es que con un poco de acierto se hubiese llevado un saco.
Resultado, resultado y resultado, en fútbol no hay más.