domingo, 11 de enero de 2015

La flor de Emery

Es superior a mi. Como dijese Estopa en aquella canción, ver un partido del Sevilla es un auténtico suplicio.
Lo de hoy ya ha sobrepasado todos los límites, si es que eso era posible tras el partido frente al Celta. Un equipo muy plano, muy blandito, incapáz de sobrepasar a un voluntarioso Almería.
Para colmo del despropósito al "alineador" que tenemos por entrenador no se le ocurre otra que sacar a Coke como solución al desaguisado, así que visto lo visto he decidido apagar la tele e irme a disfrutar del día tan maravilloso que ha amanecido hoy en Sevilla.
Me da pena la gente desplazada a Almería, superados una vez mas por la situación y silenciados, como de costumbre, por la grada rival.
Es lo que tiene depender de un tipo que la única baza que tiene es la flor que tiene en el culo. Una flor que lo máximo que puede darnos es ganar, ganar y ganar, y una Uefa como el año pasado.
Algún día esa flor desaparecerá,  ese día, tras una espera de dos años como mínimo, saldrán los de siempre a decir "tenia razón".
Un flor que de momento me huele a victoria una vez más, a cuarta posición, a orgullo de una afición que vaya donde vaya es la envidia de todos.
El que odie la "flor de Unai" que siga esperando, yo me voy a disfrutar del domingo y de otra victoria.