jueves, 13 de noviembre de 2008

Sevilla FC 4 Ponferradina 0

Noche redonda en Nervión.
Se cumplió el trámite ante la Ponferradina y con un fútbol vistoso por momentos.
El equipo no se ha dejado sorprender y ha llevado siempre el peso del encuentro
La entrada de hombres de refresco en el equipo comienzan a dar sus frutos y hace tener buenas sensaciones de cara al partido frente al Valencia CF , fecha en la que se supone estarán todos los hombres disponibles ( si los malditos partidos de selecciones o el de Getafe del próximo Domingo lo permiten) salvo los conocidos Koné y Javi Navarro.
En susto parece que ha quedado la lesión de Adriano ya que, según el doctor, ha sido una subida del gemelo sin mayor importancia.
Me gustaría destacar la actuación de Romaric . Como referente en el centro del campo ha cuajado un buen partido, si bien yo personalmente espero mucho mas de este jugador y ante equipos de mayor categoría.
Por lo demás buena actuación en general de todo el conjunto, con un Luis Fabiano que parece sigue estando en racha.
No seria justo pasar por alto la jugada dudosa del partido
Rubén Vega lanza una vaselina que traspasa la linea de gol. El partido en ese momento se encontraba con 2-0 en el marcador y ese gol hubiese puesto por delante en la eliminatoria al conjunto leonés.
¿Que hubiese pasado?
Sinceramente, creo que si el Sevilla FC hubiese necesitado dos goles los habría logrado, ya que el bagaje ofensivo del rival ha sido casi nulo y la superioridad sevillista aplastante.
Ahora a olvidarse de la copa hasta Enero y a seguir recuperando efectivos.
El Domingo ante el Getafe debe seguir la racha.

2 comentarios:

el taliban del gol norte dijo...

Regreso del frente con la misión cumplida,sin novedad y que pase el siguiente.Ta luegorrrrrrr

RABIOSO dijo...

A pesar de que fuera un equipo de segunda B y todo lo que quieran decir para quitarle mérito a Jiménez, el partido de ayer tenía un peligro tremendo y es mérito de Manolo Jiménez que el equipo saliera enchufado, mentalizado y tan responsabilizado como salió al campo.

Nada que ver con lo que pasó en la ida.

Al final todos los incendios que se encendieron en Ponferrada se han apagado. Ya estamos otra vez igual. Así que tranquilitos, tranquilitos.

O sea que todo lo que se dijo ha quedado en nada, es decir, que todo lo que se dijo fue precipitado pues al final ahí está la eliminatoria: 4-1 en total. Palizón.

UN ABRAZO RABIOSO A LOS ANTICRÍTICOS.