martes, 9 de abril de 2013

Echando de menos el aburrimiento

A mi es que me gusta aburrirme, si es que te puedes aburrir viendo un partido de tu equipo, y cuando tienes la suerte o el acierto de ponerte por delante en el marcador en el minuto cinco debes tener la tranquidad suficiente para llevar el partido a tu terreno.
Tocar, tocar, tocar y tocar, y después volver a tocar hasta aburrir al rival. Y el que quiera divertirse que se espere una semanita que ya he visto pasar el camión del Circo Mundial y en nada estará funcionando en el Real de La Feria.
En esto del fútbol lo que cuenta es el resultado, y si para conseguirlo hay que dormir a las ovejas pues bienvenido sea.
A mi es que las victorias a la épica me gustan lo justo, y menos si se desperdícian la cantidad de ocasiones partido tras partido. Está muy bien que Negredo se enfade en la celebración del segundo gol por las críticas que haya podido recibir, pero debe entender que los que sufrímos partido tras partido la cantidad de ocasiones que se marchan al limbo nos puede pasar que cuando en una de estas el balón termina dentro soltamos por la boca lo que llevamos guardando desde hace tiempo.
Se ganó y el partido deja, además de los 41 puntos en el casillero, un parte de guerra propiciado en buena parte por el siempre lamentable Mateu Lahoz. Este tipo de árbitros vuelve loco al futbolista que no sabe nunca donde puede estar el límite.
Un expulsado, aunque creo que la baja de F. Navarro no es determinante, y muchos jugadores con golpes que, gracias a la locura en lo que han convertido la competición, solo tendrán tres días para recuperarse.
Para los pesimistas hemos conseguido 41 puntos que aseguran virtualmente la salvación, para los optimistas nos situamos a solo tres puntos dela septima plaza que da acceso a Europa.
Partido ganado que seguramente haya resultado precioso para el espectador neutral. A mi me pasa que cuando veo un partido entre dos equipos que no son el Sevilla FC pido esto para no cambiar, cuando el que juega es el mío no quiero esto, por que me deja al descubierto las carencias tanto en la medular, incapaz de contener, y del ataque, incapaz de poner el punto y final al partido en akguna de las innumerables contras creadas.
Tocar, tocar, tocar, tocar, tocar y tocar, y cuando puedas te cargas el partido. No te preocupes por que no nos divirtamos, la semana que viene es Feria y ya nos aviamos nosotros.

3 comentarios:

Flamenco Rojo dijo...

A ti, las victorias épicas no te gustan...a mi cualquier día me da otro leñazo, no tengo yo el corazón para este tipo de partidos. De todas formas, veo la botella medio llena.

Abrazos.

El del Piquito dijo...

Lo que importa es la victoria. Eso es lo único que queda. Ya es historia el sufrimiento, el gesto de Negredo o el arbitro ( ¿ Porque siguen poniendo a Mateu lahoz a pitar al sevilla? Le priman por cada jugador del sevilla que expulsa?)

Ravesen dijo...

Perdona si te decepciono un poco, pero estamos a seis puntos de la séptima plaza, la que ocupa el Betis.

Eso sí, si te pasa como a mí, que consideras ese partido como ganado desde el comienzo de la liga, entonces estás en lo cierto.

Y abundando en tu teoría del aburrimiento yo aádiría una pregunta: ¿qué prefieres: aburrirte o sufrir?

Pues nada, yo lo tengo claro.

Un abrazo.